"Caminante no hay camino, se hace camino al andar"

"Caminante no hay camino, se hace camino al andar"

si vas corriendo, más camino andarás.

viernes, 9 de junio de 2017

Perfiles útiles ¿Cómo realizarlos?

A raíz de la crónica de EUSKALTRAILS,  en el foro de Raidlight  un amigo dio por hecho que esos perfiles los había dado la organización "Alberto B. (ESP 19005) Sábado a las 10:38 AM  Buena crónica. Más.
Nota: muy guapa la forma de presentar los perfiles de la etapa por parte de Euskaltrail."
Y nada mas lejos de la realidad. Esos perfiles me los elaboro yo para mi y mis amigos, en cada ultra que voy. No es complicado, si controláis un poco de photosoph y si os gusta prepararos bien el terreno donde vais a correr....


Lo primero que hay que hacer es un estudio pormenorizado del recorrido. Normalmente las pruebas tienen el track colgado en alguna plataforma estilo wikiloc con lo que te será mas fácil, o por el contrario es un archivo GPX y el proceso de colgarlo lo tienes que hacer tu mismo. En este caso concreto EUSKALRAID había publicado una pag con la info.

En cualquier caso, me estudio el recorrido y el perfil que hacen esas plataformas, así como el reglamento que suele decir donde están los avituallamientos. Todo ello lo plasmo en un croquis a mano. Cualquier error en este momento quedará plasmado para siempre, así que hay que cerciorarse que se hace bien. Una vez hecho esto, que es lo mas IMPORTANTE, viene el proceso de creación.
El punto de partida puede ser al propio perfil que este publicado por la prueba o el perfil que desarrolla la aplicación. Si la prueba no tiene ningún perfil publicado hago una captura de pantalla del perfil que sale en las plataformas de tracks y la recorto, y si tiene una imagen jpg pues mejor.

Primero le coloco las líneas de corte verticales del croquis que he preparado. En esta fase me voy fijando poco a poco donde van exactamente en la web original, para coincidan con los cambios de pendiente y con los puntos de control o avituallamientos.


 luego con la varita mágica voy seleccionando zonas a pintar…rojo la subida, verde la bajada y gris los llanos o subeybajas despreciables.






Le añado tres líneas de datos desnivel positivo por encima del perfil, desnivel negativo dentro del perfil y algunos puntos kilométricos, como los avituallamientos en la zona inferior del perfil. En pocas ocasiones pongo la altitud, pero estas cosas van por gusto.

Por último me gusta ponerle el logo de la prueba para recordarlo.


viernes, 2 de junio de 2017

EUSKALTRAILS 2017



Hace años que esta carrera estaba rondando en mi vida, hasta el punto que estuve inscrito y no pude ir por lesión. Fue hace tres años y desde entonces estaba en las pendientes de hacer algún día. Suele coincidir con la Zegama y como la inscripción es previa al sorteo de la carrera mas grande del mundo-mundial, si te decides a correr 2x40 renuncias al sorteo de ese año.
Este año la proposición de Juanra de correr con el, no solo no era despreciable, sino que era una motivación extra para prepararla bien. Es un tipo solvente en los ultras con un currículum que ya quisiéramos todos tanto en pruebas largas (70-100km) como en ultralargas (168km), competitivo como yo, y lo mas importante...honesto, generoso y el que me metió el gusanillo de la larga distancia.
Desde que me convenció y corrió conmigo la G2H, mi visión de la competición es diferente. Los ultras son un cúmulo de sensaciones fuertes que enganchan. Los ratos buenos, y los ratos malos los percibes ampliados de tal manera que te distorsionan la realidad como si de una película psicodélica se tratase. La preparación es larga y a veces demasiado dura. Es fundamental planificar el material a llevar y la alimentación para no tirar por la borda todas tus ilusiones, y a pesar de llevarlo todo atado y bien atado, no hay nada que te garantice que no vayas a tener problemas. Eso quizás también me gusta, porque esa adaptación en plena competición me motiva.

Centrándome un poco en el EUSKALTRAILS os puedo contar que es una prueba de dos etapas de 40km y unos 2100m+ cada una de ellas, pero que hay que hacerlas por parejas. Esto de correr por parejas un ultra es mucho mas complicado de lo que pueda parecer en un principio. Porque no solo dependes de tus sensaciones, sino que las de tu compañero cuentan también y no siempre coinciden en el tiempo. A esto nosotros le teníamos que añadir que no entrenamos nunca juntos, pero si estamos mas o menos del mismo nivel deportivo en estas distancias.
Los entrenamientos previos no han sido tampoco, para ninguno, excelentes. Por unos problemas o por otros, no hemos llevado la temporada de forma completa. Nos han faltado un par de meses estables de entrenamientos de calidad. No es una excusa, porque cada uno va teniendo sus lesiones y ninguno entrena todo lo que quiere.
Con este panorama nos presentamos en Sant Etiene de Baigorri a recoger los dorsales a media tarde y nuestra mayor sorpresa no fue encontrarnos con 39ºC al llegar allí, sino un polideportivo lleno de gente atendiendo a corredores, activando los chips, poniendo pulseras de colores para evitar picarescas, y entregando una bolsa de corredor que no está nada mal.
Desde allí nos dirigiremos a La Coquille de Napoleón, un albergue de pelegrinos del Camino de Santiago que está en el pueblo de al lado. Un sitio tranquilo, hospitalario, y agradable para pasar por allí unos cuantos días.


A las 4:00 tocó levantarse para desayunar y preparar todo, que aunque no es mucho, no te quieres olvidar de nada. La ropa oficial del club de camiseta, pantalón negro raidlight, calcetines lurbel de media caña, pantorrillerasHG regalo del ultra de Leitza, zapatillas terraclaw de inov8 por si en los bosques había barro y mochila responsiv 8l con el material obligatorio, un par de geles y alimento líquido.
A las 5,15 en punto cogíamos el autobús que nos tenía que acercar a Urupel, lugar donde se da la salida los dos días, previa revisión de material a todos los participantes y puntualidad.

1ª Etapa. 40km 2400m+ 2650m-. La salida fue a tope, sorprendentemente, y nosotros no nos quedamos atrás. Nuestra estrategia era estar delante, sin forzar, pero delante. Pronto hicimos un segundo grupo unas cuantas parejas mixtas  y de veteranos. El primer grupo se escapo nada mas salir. No llevábamos ni 5km y alguien por delante se perdió y una docena de parejas detrás, hasta que se oyó un grito y rectificamos, pero el atasco se convirtió en monumental en una estrecha senda que ascendimos andando sin alterarnos mucho, al menos nosotros. A la postre nos daríamos cuanta que en ese grupo estábamos todos los que después disputamos la categoría de veteranos.
Pronto me encontré bien, con ganas y fuerza para tirar para adelante, pero en ese momento Juanra no me acompañaba. Tenia que estar pendiente de no dejarle muy atrás, y eso me facilitaba comer, y beber tranquilamente. De vez en cunado chequeaba mi gemelo izquierdo y no daba señales de dolor, así que la cosa iba bien. Llegábamos a los avituallamientos, cargábamos agua, un par trozos de plátano y listo. Nuestro alimento principal lo llevábamos encima. Cerca del km 30 tras tomar unas sales, ya que los gemelos le estaban dando aviso de tirón, sorprendentemente empieza a carburar y a andar fuerte. Casualmente en esa zona nos cruzamos con Sergio Tejero, que iba primero del ultra y su recorrido era contrario al nuestro. Empezamos a superar, poco a poco, a las parejas que nos precedían y nos íbamos escapando del grupo en el que habíamos estado casi toda la jornada. Pronto tocaba empezar a descender hacia la meta y era nuestro mejor momento.

En el km 35 hay un avituallamiento del cual decidimos pasar casi de largo "apenas quedan tan solo 5km a meta y vamos cargados con liquido". Fue un grave error que casi nos cuesta la carrera, porque tan solo un kilometro y medio mas tarde la temperatura era insoportable al cerrarse el valle, no correr ni una brizna de aire y marcar

el termómetro 34,7ºC. Llego de repente Monsieur Mazó a romperme la cabeza. La pájara que me agarré fue monumental y aunque conseguí echar agua de un arroyo no me espabilé hasta un hora después de entrar en meta. Me fui arrastrando hasta allí como pude con la ayuda de Juanra y sus ánimos constantes. En ese impás nos pasaron cinco o seis parejas de las cuales dos eran de veteranos. Hicimos finalmente 5h13min con el 20º puesto de la general y la 4ª de veteranos.

La tarde la pasamos tranquilamente estirando, y descansando un poco. La cena, como estábamos en un alojamiento a quince minutos de Baigorri decidimos hacerla allí, en vez de desplazarnos otra vez. Por cierto el taboule de cous-cous fresco de lidl está de muerte.



2ª etapa. 40km 2100m+2450m-. El despertar de nuevo a las 4.00 se hace duro, pero no teníamos dolores sorprendentemente, eso si la preparación del dia anterior brillaba por su ausencia a pesar de haber tenido toda la tarde libre. Como para buscar zapatillas o calcetines en la leonera que se había convertido la furgo. "hostias, si las deje fuera y ha llovido de lo lindo por la noche" zapas mojadas no me pienso poner, asi que ahora toca decidir que otro par me pongo, ultrarace 290 de inov8 o Brooks caldera. Opté por ulrarace por si había algo de barro después de las lluvias tormentosas nocturnas podía ser posible aunque poco probable, porque el día anterior estaba sequísimo el terreno.

De nuevo control de material y de pulsera, para que nadie lo haga por relevos. A las 6.30 se da de nuevo la salida, pero esta vez ya la gente no sale como locos. todo el mundo tiene clara su posición mas o menos y nos miramos unos a otros controlando las parejas con las que disputas. Nada mas salir se nos acercó un francés majete. El día anterior habíamos estando disputando la posición con ellos y nos pasaron cuando la pájara. Nos indica a una pareja de blanco y nos dice "Esos son vuestros rivales. Mi pareja hoy no sale así que lo hago solo y estamos descalificados." señalaba a los primeros del día anterior.
Iniciamos un tira y afloja con esa pareja, donde uno de ellos es mucho mas fuerte que el otro, e intentamos ponerles nerviosos, pero pronto me doy cuenta que estoy yendo por encima de mis posibilidades (como diría Montoro) y que a ese ritmo voy a petar. Prefiero mantener el tipo y no reventar. Las cuestas son muy pinas tanto para subir como para bajar. No se que prefiero, casi subir, porque bajar es durísimo en esas zonas y te funde los músculos. Llego a pararme a atarme las zapas porque veo que los dedos van a sufrir con esas pendientes. En medio de la segunda subida tomamos referencias. Tan solo están a dos minutos y medio, vamos recortando cuesta arriba, poco a poco.
Después vendrá un tramo mas o menos llano que es donde se va a ver quien está mas fuerte. Nada, no consigo mantener un ritmo optimo de carrera en sendas que pican hacia arriba, no me dan las piernas para impulsar fuerte. Ya están a tres y medio y pienso en comer, beber y mantener un ritmo digno.
En el bosque, me siento a gusto, con los cambios de dirección, las raíces, piedras, etc... pero en las sendas sencillas me cuesta sufrir.
Al llegar al avituallamiento del km35 cargamos agua, comemos, bebemos y nos duchamos. Hoy no nos puede pasar lo de ayer y la temperatura está subiendo de nuevo. ¡que final! los primeros kilómetros corribles, pero los tres últimos, una pista ancha y pina con piedras....durísima y agotadora. De repente Juanra le da por intentar bajar volando. Menudo hostión!!! menos mal que no fue nada. La recta final a tope. no vaya a ser que por unos segundos la palmemos. 5h 15min11seg
Al final, los primeros veteranos fueron primeros, los quintos pasaron a la segunda posición y nosotros que íbamos cuartos pasamos a terceros. y en la general los 17º.


 La verdad es que, tras un par de días nos hemos dado cuenta de lo bien que nos ha salido esta competición, para lo que habíamos entrenado. A los dos nos ha faltado tiempo y km de preparación. quizás con un mesecillo mas para entrenar sin lesiones habríamos dado mas guerra.
Nada mas acabar, yo decía que la próxima me apunto a la neska trail......hoy ya no se si pienso igual.

lunes, 3 de abril de 2017

Vuelta por el Castilviejo celtíbero.


Estos días pasados estuvimos dando una vuelta por el monte con los niños, mas concretamente, partimos desde el pueblo de Guijosa y dimos la vuelta a El Portacho. Guijosa es un típico pueblo castellano tranquilo, sin apenas vecinos (probablemente no vivan mas de dos o tres familias en invierno), vigilado por un Castillo del S. XV. perfectamente conservado. Nosotros lo alteramos descargando siete monstruos que una paisana les convido a llevar una oca, que se había escapado, a su corral.
Nos dimos una vuelta por su pinar, que es el mismo que el de Sigüenza. Recorrimos un par de barrancos por los que transcurren los arroyos de Carraestriegana y de la peña del agua y disfrutamos de una 1/2 jornada de campo en la que descubrimos, no sin admiración, las calaveras de un zorrillo y un javalí.

Al día siguiente, comentando la excursión, me enteré de la existencia muy cercana a Guijosa de un castro celtíbero, ya que veinte siglos antes al menos, este territorio lo habitaban, cultivaban y explotaban, posiblemente los Arévacos.

El asentamiento donde construyeron el castro se denomina Castilviejo y dista un par de kilómetros del actual Guijosa.
Así que me preparé una ruta, para entrenar por el pinar, que pasase por allí para visitarlo y conocer un poco más de donde venimos y de la cultura celtíbera. Me sorprendió gratamente la conservación de la muralla, que probablemente haya sido, en parte, reconstruida recientemente. Igualmente espectacular y bien conservado está el "chevaux de frise", que si bien había leído al respecto, nunca lo había visto.

El entreno en si me gustó, mezclando sendas por zonas de bosque de rivera mezclado con encinas y robles, todo ello salvaje, con una segunda parte de pinar de explotación maderera y resinera que tampoco desmerece.

A raiz de este descubrimiento estoy dándole vueltas a realizar alguna aventurilla con temática celtibérica.....estad atentos.


Powered by Wikiloc

sábado, 26 de noviembre de 2016

ESTADISTICAS SOBRE RESCATES EN MONTAÑA.

Recientemente se ha publicado un ARTICULO que relaciona el número de rescates con falta de formación de las personas que van a la montaña.

"En 1981 la Guardia Civil realizó 64 rescates en alta montaña. Casi todos salieron en prensa, porque la tipología del rescatado eran montañeros con experiencia que habían sufrido un percance...Hoy los accidentes en montaña han dejado de ser casos aislados: el ''boom' del deporte de aventura ha poblado la montaña de urbanitas con escaso conocimiento y demasiada osadía....
Equipados y motivados, pero sin formación. Fue Jordi Jané, consejero de Interior en la Generalitat de Catalunya, quien acuñó el término 'efecto Decathlon'... "Hay que diferenciar bien entre tener la equipación necesaria y tener la formación necesaria. Muchos suben con la ropa adecuada, pero no tantos con la formación y la experiencia. Y, si no conoces el medio, es muy complicado que sepas identificar los peligros", dice Alberto Ayora, experto en seguridad de la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (Fedme). "Hay que salir a la montaña, claro, pero después de una preparación o progresión. Y también darle importancia al equipo, que he llegado a ver a gente en el Aneto sin piolet ni crampones", considera Ayora."

Cuando leí esto me preocupe por un instante. No se si será el defecto profesional o qué será pero pensé en lo que nos espera dentro de dos o tres años, en el pico del boom y casi que me asusté. Pero de repente, no se porqué, puse en entredicho semejante afirmación mediante un comentario en facebook en el muro de un amigo que había compartido la noticia...Y es que cuando a los periodistas les da por algo ya se sabe...los perros muerden mucho, los ahogados se ahogan mucho o los buceadores tienen muchos accidentes. De repente les da por publicar algo y parece que todo se multiplica por mil. 
Así que lo puse en entredicho y me releí el articulo pensando...¿No tendrá mas que ver con la cantidad de gente que va y con el acceso a la comunicación con los sistemas de rescate? EL coronel de la Guardia Civil apunta mejor, pero de nuevo se pierde en la formación.

"Hernández apuntala esta versión: "Acceder a la montaña cada vez es más fácil y es obvio que los montañeros no tienen la experiencia media con la que contaban hace 30 años. Ahora es barato equiparse y, si surge cualquier imprevisto, se dispone de un teléfono para comunicar la emergencia al instante".  Al respecto, este teniente coronel de la Guardia Civil recuerda que la montaña "no es un parque temático, donde todos los peligros están controlados" y pide más previsión: "Hay personas que miran al cielo, ven que está azul, y ya dan por hecho que ese va a ser el clima todo el día. En la montaña el tiempo cambia de un momento a otro y hay que tenerlo previsto.
El otro efecto mencionado hace referencia a Jesús Calleja, un aventurero televisivo que está inspirando a muchos ciudadanos a alcanzar nuevas metas en la montaña. En sus programas, aunque realiza constantes avisos de seguridad, se le puede ver conquistando cimas portentosas sin perder la sonrisa: "Sí hemos notado un repunte importante desde que se emite este programa y otros similares. Me parece maravilloso que se venda la aventura alpina y se pinte como un panorama idílico en el que cualquier cosa se puede conseguir", razona Primitivo Hernández, "pero se debería hace más hincapié, en esos mismos programas, en explicar que hay rutas que requieren experiencia y formación, que no están a la altura de cualquiera. No todo el mundo es Jesús Calleja", dicen desde la Guardia Civil.
Animados por el mensaje de superación, ha llegado a la montaña un sector poblacional desconocido: los montañeros maduros pero sin mucha experiencia. En la federación han notado un crecimiento en la presencia de aficionados de entre 50 y 60 años que se acercan al monte sin miedo. "Ha sido un fenómeno que ha estallado con la crisis; algunos de estos montañeros se la juegan mucho cuando no están preparados. Yo siempre digo lo mismo: si no estás bien físicamente en la ciudad, peor vas a estar en la montaña, a pesar del aire puro, porque el terreno es mucho más exigente"."

Total que me puse a buscar datos con los que comparar...porque cuando dan datos absolutos y te hablan como si fueses tonto con explicaciones como las que dan pues me gusta contrastar ciertas cosas. 
Es cierto que se ha "democratizado" el acceso al material de montaña con el efecto Decatlón pero porque va a incrementar eso el numero de accidentes, en todo caso la gente lleva mejor material y es mas fácil que vaya menos expuesta por falta de material adecuado.
Es cierto también que Calleja con su programa invita a disfrutar de la montaña, pero esto no hace tampoco que se incrementen el numero de rescates.
Pero también es cierto que es mas fácil el acceso a la información de las rutas a cualquier pico. Por no hablar de que antes nos veíamos el parte de la aemet de tres días antes y una vez en el refugio la cosa ya era complicada de enterarse de la meteo, y sin embargo ahora en el refugio tienes la previsión por horas y en tu movil ochenta paginas de previsión meteorológica, a cual mejor. 
Antes para formarte tenias que ir con un amigo que controlaba, y a base de muchos, muchos años sabias algo y ahora hay cursos de todo tipo de actividades en la montaña...por falta de oferta formativa no puede ser.

Como las explicaciones no me cuadraban y cuanto mas lo pensaba, menos me cuadraban simplemente me molesté en buscar dos datos históricos rápidos... el numero de federados en montaña que no me fue nada difícil encontrar al menos desde el año 2000 y el numero de visitantes a Ordesa y encontré a los Espacios Naturales Nacionales (no está computado todo el que entra porque a mi no me han computado nunca puesto que voy andando, pero da una idea de el numero de gente que va a la montaña) y mi sorpresa fue que existe esa estadística. 

Empezé a analizar datos...y claramente se ve que no hay ni mejor ni peor formación, simplemente hay mas gente en el monte lo que directamente conlleva mas rescates porque su incremento es similar. 

Pero estas cosas son tan de perogrullo que realmente tampoco nos dicen si realmente hay un problema grave en este incremento de rescates, así que se me ocurrió hacer una comparativa entre los propios datos que tenía...lo que viene a ser la tasa de criminalidad pero llevado a los rescates respecto a los visitantes y respecto a los federados y este fue el resultado...apenas ha variado el número de rescates respecto al número de visitantes y si lo comparamos con los federados en montaña pues resulta que ha ido disminuyendo.


Conclusion: Muy alegremente se dicen tonterias sobre la formación de los montañeros.

DATOS:

jueves, 9 de junio de 2016

EHmendierronka. Una carrera brutal.


Todas las carreras que he corrido en Euskalherria me han parecido fantásticas. Cada una ha sido diferente pero todas son de las que te dejan poso. Allí corrí mi primera carrera de montaña, Pagoeta Mendi Lasterketa. La G2H fue mi primer ultra y eso marca, seguro que algún día volveré. Los diez montes de vitoria me pusieron en mi sitio, y aunque conseguí plaza para correr Hiru, renuncié por miedo a los 100km. No me veía preparado mentalmente para afrontarlos. Este año me he plantado en Leitza un poco de rebote, no porque no tuviese pensado ir, sino de la forma en que lo he hecho (sin entrenar), pero quizás es la que mas he disfrutado. 
Llevamos unos años quedando a correr un ultra, unos cuantos amigos de diferentes lugares y este año habíamos decidido vernos el Leitza. Por diferentes motivos dos de ellos, no nos han podido acompañar en este fin de semana. Una pena, pero así es la vida. 
Yo, a pesar de la lesión que me ha dejado parado casi todo el año, decidí ir. Primero, para disfrutar de la compañía de los amigos que allí nos veríamos y lo segundo para correrla e intentar llegar lo mas lejos posible, pero disfrutandola. Una cosa tenía clara, no iba a llegar a cualquier precio, no iba a soportar un sufrimiento absurdo que en otras ocasiones merecen la pena, pero cuando tienes claro que vas sin preparación no es bueno llevar a esos extremos a la mente.
Así que me planté en Leitza el viernes al medio día después de haber ido a ver el Txindoki, para que me diese las fuerzas suficientes que me permitiesen llegar al menos a Lekumberri 45km. Nada mas instalarme me solicitan en la plaza, para tomar algo... el gran Luisma está por ahí buscándome.... habrá que intercambiar impresiones de cosillas del trail y aventurillas. Pero lo mas importante es la previsión meteorológica y el material obligatorio, que dependerá de esta. Finalmente dicen que puede llover pero no será excesivo ni con muchísimo frio, así que solo piden cortavientos y buff. Todo lo demás es a elección propia.
Me dan las siete y media y me voy al Cinema a ver la charla de Jokin Lizeaga. Es un tipo que sigo lo que puedo (no se prodiga en las redes sociales), y todo lo que le he oído en entrevistas varias me ha gustado. La pena, para mi, es que la dió en euskera, y yo no paso de entender cuatro cosas (oso ondo, aupa neska, lagunak, lasterketa, bidegorri y multitud de chorradas del estilo chokolatinak handitugu), así que cuando llegó Juanra me salí. Seguro que era interesante pero salvo alguna palabra suelta no entendí nada (así que si alguno le conoceís, le comentais que me quedé con las ganas de que me de una charla en castellano). 
La anécdota: Antes de empezar la charla, estaba yo dibujando y unos chavales me rodearon y me preguntaron de donde era y si era bueno....jajaja, de Guadalajara y no, no voy a ganar, les contesté....Y eso donde está? en Alava, en Vizkaya? me decían con acento euskaldun cerrado.... Un poco mas al sur, cerca de Madrid, les tuve que explicar.....
Pero si sabían qué monte estaba dibujando, el Txindoki lo identificó uno.
El Material: Finalmente correré con la ultralight de raidlight y pantalón corto. No dan mucha lluvia y en la mochila meteré los manguitos, guantes, el impermeable, el buff, y dudé si camiseta de manga larga por si mi retirada la hacía en zonas altas, pero finalmente no la metí. Por supuesto con bastones y de comida un par de geles, gominolas y unas bolsas con polvos para hacer alimento líquido. Pero vamos, que por falta de avituallamientos no iba a ser el abandono. La mochila elegida era la nueva responsiv 8l tuneada. Y lo mas importante, las zapatillas elegidas eran las inov8 rocklite 285 que estaba seguro que su taqueado me iba a venir bien en las zonas embarradas, aunque escaseasen de amortiguación.
La carrera: Se dió la salida y apenas llevábamos unos minutos por el redil. Nada de concentración previa. Casi sin darme cuenta estaba en el km diez y empezaba una bajada, que sin recordarla muy bien tengo claro que en lo único que pensaba era en no machacarme las piernas. Cuando me quise dar cuenta estábamos empezando a subir el Km vertical. Paré un poco en el avituallamiento y empecé a afrontarlo con calma, solo queria no desfondarme y casi lo conseguí, me sobraron los últimos cien metros que me dejaron fundido. Subiendo había empezado a llover y me puse el impermeable, mas que nada por si en la cima hacía frío. Pero no fue el caso. No se si me deshidraté un poco o que, pero estuve un poco grogui hasta que llegue al avituallamiento. En ese momento decidí que que retiraría como muy tarde en el 45km, siempre y cuando me recuperase de la flojera. En ninguno me entretuve mucho, comía un poco mientras cargaba los soft y en marcha de nuevo, recuerdo que en este me comí 1/2 sandwich de jamon y queso.
Después hay un breve descenso que me vino de miedo para recuperarme y afrontar la siguiente subida, que termina en el 32km. Esta no es muy dura ni larga y me junté con unos cuantos que me llevaron a buen ritmo. En un momento que intenté apretar un poco me empezaron los calambres en los gemelos. Es una cosa que nunca me había pasado y empecé a tomarme en serio el tema del agua y las sales, primero disueltas y después a palo seco para ver si revertía la situación. Cima y de nuevo avituallamiento. Plátanos, acuarius y a seguir. Mi objetivo ya casi estaba conseguido. 13km de descenso con un avituallamiento en medio y estaría en Lekumberri (zona donde podrían estar amigos o conocidos y con fácil acceso a Leitza para retirarme contento), así que el descenso lo iba a hacer fuerte. Y la cosa funcionó, empecé a bajar por un bosque absolutamente embarrado donde la gente iba deslizándose y yo pasaba por donde podía corriendo sin ningún problema. En ese momento pensaba en el acierto de las zapas y en disfrutar de la velocidad a la que podía bajar con seguridad, al contrario que los demás que veía que iban sufriendo de lo lindo. sería una hora y pico de autentico disfrute, ya no me acordaba ni de los calambres, ni del agotamiento de la cima ni de retirarme en Lecumberri. No había sufrido y quería llegar a Leitza.
En el 45km hay un avituallamiento de los grandes, con pasta y todo tipo de bebidas y comida. Aquí me llegué a sentar en una silla a comerme un plato de pasta, o mas bien engullir, y beber una lata de coca-cola, pero tampoco me entretuve mas de la cuenta para salir de nuevo a la carrera y encontrarme con los ánimos de Aitzol y Miren.
Ya solo me quedan tres horas, y si se nos da bien, algo menos. En esos momentos hay que pensar en algo y tres horas no me asustaban con el estado de animo en el que me encontraba. Una subida y una bajada que, ni la subida es subida todo el rato, ni la bajada es bajada todo el rato. Es un terreno de guerrilla, de llegar fuerte, entrenado y avanzar rápido, pero eso, yo no lo tenía. A mi solo me quedaba andar mucho y correr poco y solo cuando fuese mas o menos llano. Cuando picaba para arriba, de nuevo se me acalambraban las piernas, pero ahora eran los abductores. Eso es mas jodido que los gemelos, y otra vez a tirar de pastillas de sales y beber hasta tener la tripa como un botijo. Me pasaba la gente poco a poco pero no desesperaba, en las cuestas abajo conseguía enlazar de nuevo. Ya el final de la cuesta se me atravesó. En las zonas muy pinas sufro y me desfondo, la falta de entrenamiento en montaña se nota. Cuando hice cima resoplé y me dije....ya solo bajar, pero no. Igual que en esa subida hay bajadas, en la bajada a Leitza hay subidas, no se cuantas, pero cuatro o cinco claras y muchos tramos que no se sabe si suben o bajan. Y esto yo no lo sabía, y cuando no sabes estas cosas desesperan un poco. Nada mas coronar el alto hay una pendiente muy pina de hierba que hace que note una ampolla en la planta, Ufff ¡como se calienta la jodida cuando bajas! no me dejaba correr cuesta abajo al principio, pero me até bien las zapas para que se moviese menos el pie y algo de alivio encuentras. No se lo que me duró el mal rollo con la ampolla, parecen horas pero son minutos. De repente me vi corriendo y con animo de ir pillando a todos los que me habian dejado subiendo. La niebla no dejaba ver ni dos banderas a pesar de que habia para marcar dos carreras en vez de una. Hubo un rato que llegué a contar una bandera cada diez pasos, pero tambien es cierto que la niebla estaba ahí. Por si no lo he dicho, el marcaje....brutal.
Me había quedado en el descenso, que no es tal hasta que no faltan 6 kilómetros a meta. La verdad es que el perfil esta muy bien hecho. Al final en esa sierra de continuos sube y bajas la gente se atascaba y yo pasaba bien. Me empezaba a encontrar cada vez mejor, y otra vez me venían esas sensaciones tan buenas del largo descenso a Lekumberri. Tanto es así que ni paré en el avituallamiento del 60km, yo seguía a lo mio...bajar rápido y las pequeñas subidas hacerlas andando para no calentarme las piernas. De repente, apareció uno por detrás y me animé a seguirle. Otro puntito mas que metía al descenso y junto a el recuerdo que afrontamos el último repecho. Alguien nos había dicho que solo quedaba uno, de roca y duro. De nuevo a bajar por praderas pinas de hierba como púas que no sabes ni como se puede sujetar la vegetación. Me costaba seguirle pero no quería que se me fuese así que arriesgaba en las zonas de barro y me plantaba detrás de el de nuevo, hasta que por fin llegamos a un camino que estaba claro que eran los últimos kilómetros.  Ya estamos, aunque no se ve el pueblo, tan solo unas eses con gente a lo lejos...esta es mi posición final y no voy a apretar mas, pensé. Pero a falta de tres kilómetros a meta hay un avituallamiento y mi compañero de descenso se para, y yo sigo. Sin darme cuenta voy aumentando la velocidad en un terreno muy corrible y de repente un pelotón de cinco espaciados.... en un momento les paso. ¡Las sensaciones son de fuerza y estamos en el 67km! ....ya está el pueblo y la recta de meta abarrotada, como siempre en Euskadi. Saludo a todos los niños que puedo, busco a los chavales del dia de antes para que entren conmigo en meta, pero no les veo y llego exhausto de los últimos tres kilómetros a tope.

9h38min 06seg



Las sensaciones que se sienten durante un ultra son la hostia, aumentadas por momentos. Cuando estas cansado parece que no puedes mas y sin embargo, continúas y de repente eres el hombre mas fuerte del mundo. Los dolores van y vienen sin sentido. Las emociones te generan estados de ánimo indescriptibles. Está claro que esto engancha. 

Poco a poco vamos completando los ocho apellidos vascos.

Por cierto, todas las fotos por la patilla hechas por festak y por Gorka Larrinaga. Eskerri kasko. 

lunes, 28 de marzo de 2016

Convertir el agua en vino...

En las bodas de Caná, Jesús convirtió seis grandes tinajas, que llenaron de agua, en vino (Según Evangelio San Juan 2:1-13). Es uno de los milagros que se le atribuyen.

Hoy día la economía de mercado, en la que vivimos, permite multiplicar el dinero, para causas un poco más justas que una boda. Está claro que estas cosas están al alcance de unos pocos. No todos, aunque nos lo planteásemos, seriamos capaces de conseguirlo.

Todos sabéis que en abril de 2015 se produjo un devastador terremoto en Nepal. Diferentes iniciativas de ayuda surgieron, aunque estas dos que os presento son significativas del poder que tienen ciertas referencias deportivas a la hora de poder "convertir el agua en vino".

La iniciativa de Raidlight es la primera que tuve conocimiento. Surgió a los pocos días. Consistió en una colaboración de Raidlight y "les Chavaliers du vent" con la ONG Garuda.
Raidlight aportó inicialmente 500 pañuelos multifuncionales además de la logística para su venta. Lo recaudado iría a parar a Nepal. Fue tal la demanda de estos "Pass montais" que en unos días se quedaron sin ellos, siendo finalmente mas de 4500 los que se vendieron. Con esta acción se consiguieron recaudar 51.720euros, y muchos de los grandes del trail los lucen cada dos por tres.


 Aquellos días se encontraba por allí Kilian Jornet y su equipo, los cuales tenian previsto hacer el Everest. Decidieron quedarse a ayudar. En ese momento, publiqué algún comentario al respecto, criticando su permanencia allí, puesto que la mejor ayuda en esos momentos creo que tiene que ser de otro calado. En ningún momento se explicó públicamente en que iba a consistir la supuesta ayuda.
Con la visión de su última película Langtang, la cual personalmente no me gustó, pero al menos me despejó esa duda que tenía... ¿Qué habían hecho esos días por allí? Y en este caso si que me satisfizo el saber que hubo un plan y unos objetivos que cumplieron.
Al mismo tiempo, se plantearon nuevos objetivos de ayuda a la zona en colaboración con ONG SOS HIMALAYA, muy asentada en la zona. Recaudar dinero para reconstruir el valle de Langtang, usando la película como reclamo y todos sus recursos publicitarios para conseguirlo (llevando ya 28.300 euros recaudados). Uno de ellos ha sido el sorteo del pulsómetro con el que Kilian batió el récord del ascenso al Aconcagua, y el resultado fué que recaudaron 7884 euros. Haz tu aportación.

Algunos no sabres que es lo que tiene de interesante "les chavaliers du vent", simplemente son banderas de oración....Cuando el viento sopla a través de las banderas de oración budistas la armonía, la felicidad y la buena fortuna se esparcen entre todos los seres vivos. Estas banderas de múltiples colores están llenas de símbolos, mantras, sutras y plegarias que incrementan el ánimo y la vida de cualquiera que se encuentre cerca. Las banderas revolotean donde sea que vivan tibetanos y también seguidores del budismo tibetano.

Las banderas de oración fueron usadas por primera vez en ceremonias de curación en el Tíbet pre-budista, miles de años atrás. Con el pasar del tiempo, se empezaron a pintar símbolos sagrados sobre las banderas. Para el siglo XV, se empezaron a usar bloques de madera para imprimir textos y diseños más elaborados sobre las banderas. Estos bloques de madera hicieron posible estandarizar los diseños y pasarlos de generación en generación.


Las banderas de oración vienen en conjuntos de cinco, cada bandera en un color diferente que representan a los elementos: amarillo para la tierra, verde para el agua, rojo para el fuego, blanco para las nubes, y azul para el cielo. El símbolo más común en las banderas de oración es el del Caballo de Viento cargando la "Joya que satisface todos los deseos", la cual representa la buena fortuna. Otros símbolos comunes son los Ocho Símbolos de la Buena Fortuna, las Siete Posesiones de un Monarca, y la Unión de los Opuestos.

Los textos sobre las banderas son mantras, sutras, y oraciones escritas en alfabeto tibetano. Los mantras son sílabas en sánscrito que son repetidas durante la meditación y se dice que controlan las energías de la existencia. Un sutra es una enseñanza corta basada en la sabiduría de Shakyamuni Buddha. Las plegarias son aspiraciones y buenos deseos escritas por maestros budistas a lo largo de la historia.

Hay muchos tipos de banderas de oración. Las banderas del Caballo de Viento (Lung- ta) incrementan la energía de la buena fortuna de cualquier ser cercano. El Caballo de Viento aparece en el centro de la bandera con las Cuatro Dignidades en las esquinas; el Garuda, el Dragón Celestial, el León y el Tigre. Las banderas del Estandarte de los Victoriosos protegen contra enemigos, enfermedades y otros obstáculos. Las banderas de Salud y Longevidad tienen mantras y oraciones para auspiciar la larga vida y salud, así como el sutra del Buddha de la larga vida. La bandera de la Joya que satisface todos los deseos incrementa la buena fortuna y protegen contra la hambruna, desastres naturales y guerra.

Las banderas de oración pueden ser colgadas de arboles, postes y tendederos. Por respeto, las banderas de oración no deben de tocar el suelo, y deben de ser incineradas cuando se desgasten. Las banderas de oración budista son una forma hermosa de incrementar la armonía y la buena fortuna de nuestro ambiente.Fotos: sacadas de sus perfiles de Facebook.

miércoles, 16 de marzo de 2016

Click....

Decididamente, hay momentos que se resumen en una imagen. Aunque esos momentos hayan sumado mas de veinte horas corriendo por la montaña. Un solo instante, cercano a la centésima parte de un segundo, ha sido capaz de aglutinarlas.
Eran la seis de la mañana a 2500m de altitud. El frío había apretado de lo lindo, hasta el punto de hacerme tiritar al salir del refugio de Auronzo. Entre el silencio de esos tres monstruos calizos, de repente oigo el obturador de una cámara de fotos. No hice otra cosa, mas que sonreirle, y pensar....algo me estoy perdiendo, para que este fotógrafo esté aquí, ahora..... Giré la cabeza y lo vi. Era el preciso instante del amanecer en que el sol se encontraba entre el horizonte y las nubes. Sus rayos se reflejaban en las Tres cimas de Lavaredo como si solo estuviesen ellas. ¡Como si fuesen el monumento a iluminar! y es que lo eran. Yo solo pasaba por allí.


Gracias a la paciencia y buen ojo de Pierluigi Benini,  siempre podré disfrutar de.....

 La soledad en muchos momentos del ultra. El dolor en casi dos tercios de la carrera, con un correr renqueante. La maravilla de un lugar espectacular iluminado por el gran astro. 

Esta fotografía fui consciente que se disparó. Al volver del viaje la estuve buscando en diferentes albumes fotográficos de la prueba, sin resultado. Recientemente vi un video y allí estaba. Gracias a Carlos Ultrarun que me la conseguía.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...